El cambio climático ya afecta a Jalisco

El cambio climático ya afecta a Jalisco

La costa del pacífico es vulnerable a los efectos del cambio climático global; en la zona de Los Altos ya se analiza un plan de adaptación. 67% del estado de Jalisco se encuentra vulnerable a la sequía. 26% se encuentra en alto riesgo.

Pablo Hernández Mares,

“Si seguimos al ritmo que llevamos, pronto vamos a estar como especie en peligro de extinción, no vamos a tener agua para sobrevivir, vamos a andar emigrando, vamos a tener vacas flacas, vamos a acabar con la poca vegetación nativa que tenemos, no vamos a tener nada”, lamentó Fernando Torres, presidente de la Asociación de Silvicultores de Los Altos A.C.

sequia lagos de moreno jalisco
Matorral en la zona de Los Altos de Jalisco

Al líder de esta organización de productores preocupados por el medio ambiente le preocupan los efectos del cambio climático en su región, “este año ha sido atípico, anormal, ha habido pocas lluvias, los embalses están vacíos, tenemos altas temperaturas todavía, no han entrado ciclones por el pacífico, los que se formaron pasaron lejísimos, no se arriman al continente, no tenemos agua en la mesa central”, enfatizó este silvicultor quien recuerda que hace 20 años los pozos para extraer agua que tenían una profundidad de 15 metros, ahora están a 250 metros.

De acuerdo al Instituto de Información Territorial (iTerritorial), la mayoría del territorio de Jalisco (67%) se encuentra clasificado como “zonas propensas a la sequía en mayor o menor grado”.

zonas hidircas en jalisco
Zonas hídricas en Jalisco. Fuente: iTERRITORIAL, 2013

En la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), de Jalisco, reconocen que el cambio climático sí ha afectado al estado, especialmente en la región de Los Altos, donde ya contemplan plantar árboles resistentes a las sequías.

“Tenemos que hacerlo pronto, de una forma muy intensiva, la Semadet y el gobierno del estado pocas veces han volteado a la parte sustentable, a lo ecológico, es tiempo de hacerlo”, advirtió Torres, quien no deja de pensar que esas acciones se pudieron haber realizado 20 años atrás cuando ya se temía la desertificación de la zona.

“Cada vez infiltramos menos agua, y sacamos más agua al subsuelo, la subsistencia, la necesidad de alimentos, se ha vuelto destructiva del medio ambiente, se han multiplicado las granjas de aves, se han extendido las áreas de cultivos para los alimentos de esas mismas aves, se talaron mezquites, huizaches y nopaleras que eran boscosas e infiltraban grandes volúmenes de agua, al quitar esa vegetación nativa y sustituirla por gramíneas como el maíz, cebada, trigo o avenas, no se infiltra el agua”, enfatizó.

El cambio climático es una realidad innegable.

“El cambio climático existe, está impactando a varias regiones y hay que adaptarse a eso”, no duda en afirmar Gabriel Blanco, autor principal coordinador del Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

Estos informes son los reportes científicos con mayor prestigio en el mundo sobre el tema del cambio climático. En el año 2007 el IPCC ganó el premio Nobel de la paz por su trabajo.

Las conclusiones de este quinto informe se corroboran con la realidad.

De acuerdo a este documento existe un “riesgo de pérdida de ecosistemas y biodiversidad marinos y costeros, y los bienes, funciones y servicios ecosistémicos que proporcionan para obtener medios de subsistencia en la costa, especialmente para las comunidades pesqueras en los trópicos”, como es la costa mexicana.

También advierte sobre el “riesgo de pérdida de medios de subsistencia e ingresos en las zonas rurales debido a insuficiente acceso al agua potable y agua para el riego y a una reducida productividad agrícola, en particular para los agricultores y ganaderos con poco capital en las regiones semiáridas”, lo que coincide con la situación que se presenta en la región de Los Altos de Jalisco.

Por otra parte, a finales de 2015 en las costas de Jalisco se presentó el impacto del huracán Patricia, una súper tormenta que en su momento fue catalogada como la peor de la historia que se tenga registro.

Este fenómeno afectó directamente a comunidades de cientos de pescadores que perdieron los techos de su casa.

Las predicciones de los científicos comienzan a hacerse realidad y cada vez son más constantes este tipo de episodios extremos que provocan, como lo señala el Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), “inundaciones costeras y pérdidas de hábitats debido a la elevación del nivel del mar”.